Texto leído en la inauguración de la asociación el 25 de noviembre de 2021.

Buenas tardes.

La Asociación que hoy presentamos a ustedes, nace recientemente, cuando la pandemia que sufrimos parece haber remitido, y nos ha permitido hacer institución de una idea que siempre nos animó durante mas de 30 años, en pos del arte y la cultura, entre otras, como manifestaciones de la nobleza del alma humana. Si la cultura compendia el universo de los conocimientos, el arte es la plasmación de esos conocimientos en la búsqueda de la belleza.

Esa inquietud nacía de la experiencia que tanto mi esposa, Maribel Robles, como yo, habíamos tenido al frente de instituciones de rango social y cultural como era la Obra Social de la caja de Ahorros de Granada, La General en su caso, y de la Caja Provincial de Ahorros de Huelva luego Monte de Piedad, en el mío propio.

Tras la desafortunada decisión de la clase política, de hacer desaparecer a las Cajas de Ahorro de nuestra vida local y familiar, tan cercanas, y tan benefactoras, y convertirlas en fríos y multinacionalizados bancos, alejados del calor de las personas, aquel afán impregnado por las obras culturales de las Cajas de Ahorro, se quedó tallado en nuestro ánimo a la espera de un momento mejor en el que ofrecer aquella actividad.

A lo largo de este tiempo hemos reunido materiales, documentos, libros, tratados, grabaciones, cintas, etc., que si bien obedecían solo al afán de tenerlos y disfrutarlos personalmente, luego nos dimos cuenta que eran perfectamente compatibles con ese espíritu que aprendimos de la difusión de la cultura y el arte como nobles adornos de las personas.

Por ello tras nuestra mudanza desde Huelva a Granada, fragmentada por la pandemia, y tomarle la medida a ese material acumulado, al deseo de no cesar mientras tuviéramos aliento en la actividad cultural, y al entendimiento con dos ilustres granadinos aquí presentes, El Doctor Fco. Javier Gómez y su esposa Fermina, ya buenos amigos, se hizo posible la adquisición de este espacio en el que nos encontramos e inauguramos hoy.

Tras los obligados trámites administrativos y legales, se formalizó la Asociación ARTE Y CULTURA SANTA CECILIA, que hoy inicia su ilusionado camino por los paisajes de la cultura y por los ríos del arte.

Había que definir la actividad que le diera contenido y por eso elegimos promover, colaborar, participar, e incentivar en la medida de nuestras posibilidades, las manifestaciones culturales y artísticas con fines promocionales sobre todo, orientado a personas o grupos que siendo noveles, y no tanto, pudieran mostrar sus capacidades en el amplio universo de la cultura y las artes.

En el orden operativo, decir que las puertas de este espacio, no tienen un horario diario prefijado. Por las mañanas al menos dos días por semana estarán abiertas, y por la tarde, dos horas los miércoles y viernes. Además del día en que se organice algún acto.

Respecto a estos actos, dejamos su iniciativa a quienes desean realizarlos, de forma que nuestra tarea principal, será poner este espacio a disposición de ellos, y coordinar lo necesario para su celebración. Ello no obsta para que la propia Asociación organice por su cuenta eventos, que serán comunicados puntualmente al que tenga interés en asistir a los mismos.

¿A quién nos dirigimos entonces?

En primer lugar a nuestro entorno más cercano.

A aquel joven chico o chica, que está a punto de terminar su formación artística, y necesita la bendición de su entorno o del público en general para contrastar y medirse a sí mismo en sus capacidades. Para que reparta entre los demás las fuerza de su sentimiento creativo, y la belleza que durante mucho tiempo se ha ido acumulando en su mente y en su corazón.

Para que muestre y saque de sus bolsillos como el músico de la historia del “Hombrecillo de los Gansos” de Jacob Wassermann , toda aquella música que había ido guardando en sus paseos por los bosques. O muestre poseer la fuerza seductora, arrolladora y alegre de un Mozart que no necesitó más de 35 años para dejarnos la obra más ingente, junto a Joseph Haydn, de la historia de la música.

Para que, si es pintor o pintora, nos enseñe plasmada en el soporte, la eléctrica fascinación de la idea corriendo veloz desde el cerebro, desde la pupila del ojo, recorriendo venas, tejidos y huesos, desde la cabeza hasta la últimas falanges de los dedos, el juego sublime de la materia convertida en arco iris en el lienzo. O venciendo la curiosidad de los misterios, y no conformándose con ellos. Como Miguel Angel hacía en los mortuorios de los conventos de Florencia, para estudiar la estructura del cuerpo humano, diseccionando cadáveres de incógnito en las madrugadas, alumbrado por una vela y el febril afán del conocimiento, mostrando con exactitud matemática los músculos henchidos de sangre de caballos y soldados en el mural de la batalla de Cascina, en clara respuesta a la batalla de Anghiari de Leonardo. Y así, trasladada la idea-fuerza y el temblor de la emoción, nos ofrezca la obra de arte creada para los demás, porque a partir de entonces, ya no le pertenecerá.

Nos dirigimos también a esa joven, o ese grupo, que ama el canto, el ars canendi, y pueda transmitir en este lugar el atributo más hermoso, el instrumento musical más perfecto que es la voz humana. Ese arte sublime en el que el cuerpo es el motor, los pulmones, el suministro, el diafragma el controlador, y las cuerdas vocales y la cavidad bucal, la imitación de los instrumentos musicales más insospechados que sólo la emoción de escucharlos puede descubrir. Desde el “Himno a San Juan Bautista” de Guido de Arezzo, que definió la escala musical tal como la conocemos hoy, o de las preces a coro de los cristianos perseguidos en las ciudades subterráneas de la Capadocia, desde los coros de los conventos medievales, desde los juglares del mester de clerecía y de juglaría, desde el Ave Maria de Schubert, los lieders alemanes de numerosos compositores de los siglos XVIII y XIX, y en fin el arte vocal de las óperas y de nuestra Zarzuela y las romanzas españolas tan olvidadas injustamente…, desde estos pocos ejemplos, el recorrido de la voz humana ha elaborado un universo en el que el artista novel, y el menos novel se sumergen con pasión. Aquí tenemos un pequeño espacio para que muestren ese arte.

Y también, claro, nos dirigimos al entusiasta de la literatura y de la poesía. Al escritor o la escritora en ciernes, al poeta que sueña con el ritmo de las palabras, al rapsoda que quiere interpretar siempre a Garcilaso, a Juan Ramón o a León Felipe como si estuviera recorriendo sus espíritus. Al que quiere mostrarnos la obra que el arte de la ciencia y la paciencia, que el yunque y el martillo, que la amalgama de las palabras, que el certero ensamblaje de la oración gramatical con la inspiración de un sentimiento, es una manera de darse a los demás abriendo en canal el odre de sus inquietudes y sus sueños. Nos dirigimos a esa persona que lleva dentro del alma un libro o una poesía, que transporta una historia para contar desde la levedad de la memoria y la experiencia vital; que piensa en silencio y escribe en el aire la frase alada que retrata un momento, una vivencia, o simplemente un brote de luz inspirador que lo ilumina todo.

Nos dirigimos además de al joven soñador, al señor o señora de las canas, acaso jubilado, que ahora ha encontrado el tiempo para plasmar en el papel con su pluma, o con los medios electrónicos modernos, todo aquello que alguna vez quiso contar, y que no tuvo tiempo de hacerlo porque las premuras vitales lo impedían. Y ahora, en el letargo de tardes serenas o de madrugadas insomnes, Cervantes, Lorca o Unamuno, vienen a visitarle y a susurrarle con otras palabras, con otros ritmos, con otras cadencias, que el relato de lo vivido puede ser una hermosa donación a los que le siguen.

También estamos aquí para eso.

Como también nos dirigimos a los amantes de la tertulia y del encuentro, del intercambio de ideas y de la charla, de la reunión y puesta en común de opiniones, de los que quieren conversar y relatar, y en definitiva debatir, sobre historia, ciencia, literatura, música, geografía, arquitectura, deporte, nuevas tecnologías, medio ambiente, espacio exterior, sociología, filosofía, y en fin, aquellas ramas del saber humano que se desarrollan permanentemente gracias a la plasmación y al contraste de las ideas, a su disección, a su análisis desde puntos de fuga distintos, a la redefinición permanente que en síntesis son instrumentos para el raciocinio y el progreso.

En definitiva, pretendemos ser útiles a cualquier afán cultural y artístico que exija un espacio, modesto como éste, para que pueda ser expresado con total libertad y con respeto a las normas elementales de convivencia, y sirva en la medida posible, de acicate para emprender caminos más firmes o simplemente para materializar aspiraciones o ilusiones relacionadas, con la cultura, como elemento global de un modo de ser, y con el arte como un pilar de la existencia.

Granada 25 Noviembre de 2021

M.Muñoz.

Acto inagural con los fundadores de la asociación: Maribel Robles y Manuel Muñoz

Actuación de los hermanos Trapero Martin.

Doctor Muñóz Fernández 2, bajo. 18012 Granada

@ 2022. Asociación Arte y Cultura Santa Cecilia   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |   Diseño OAK Producciones